El Contendiente Del Mensaje Marzo 2017

Jason DeMars

Ministerios Verdad Presente

Marzo 2017

 

Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Hebreos 13:8

Hace varios años, de manera trimestral, yo había escrito una carta de enseñanza que fue traducida al Farsi y al Urdu. Recibimos muchos testimonios con respecto a estos artículos que fueron escritos. Siendo que hay preguntas ante tantos temas y tópicos así como también un gran deseo por aprender y crecer, he sentido la carga y la inspiración para comenzarlo nuevamente. Nuestro propósito y deseo es mantenernos con las enseñanzas del hermano Branham y mostrarlas claramente por medio de la Biblia. Esta es mi carga y mi llamamiento.

El número de marzo abarcará tres temas:

  1. Guardando el Corazón
  2. El LOGOS de Juan 1:1
  3. Ruina-Reconstrucción de la Tierra

Guardando el Corazón

            Proverbios 4:23  Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.

Desde Génesis hasta Apocalipsis las Escrituras enfatizan la importancia del corazón en el programa de Dios.

          En Génesis 6:5  Dios destruye la humanidad porque “todo designio de los pensamientos de su corazón era de continuo solamente el mal”.

          Números 15:39  dice que no debemos mirar en pos de nuestro propio corazón y de nuestros propios ojos.

          Jeremías 17:9  dice que “engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso”.

          1 Samuel 16:7  nos muestra que el hombre mira la apariencia externa, pero el Señor mira el corazón.

          En Salmos 26:2  el salmista da a conocer su oración al Señor pidiendo que Él escudriñe su corazón y examine sus pensamientos.

          Joel 2:12-13  dice que en lugar de rasgar sus vestidos en arrepentimiento, que rasguéis el corazón en arrepentimiento.

          2 Crónicas 16:9  dice que los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él.

          Mateo 15:7-9  nos muestra que la adoración puede ser en vano cuando no procede del corazón.

          Romanos 6:17  muestra que Dios quiere que nuestra obediencia proceda del corazón.

Así que entendemos la importancia del corazón. Dios desprecia el corazón que está resuelto contra Él, y Él considera la adoración de un corazón que no está cerca de Él en vano. Esta es la gran importancia de guardar el corazón como se nos dice en nuestra Escritura: “guarda tu corazón…” La palabra “guardar” en hebreo significa “proteger” o “mantener”. Para mantener un carro en condición adecuada, se requiere de mantenimiento regular. Si Ud. no le cambia el aceite en el tiempo correcto se le desgasta el motor. Si Ud. no le cambia el aceite en lo absoluto, eso causará que el vehículo muera. Lo mismo sucede con nuestro corazón delante del Señor. Si fallamos en hacerle mantenimiento adecuado constantemente, éste se debilita, se obstruye e incluso se vuelve un corazón de piedra. Es solamente a través del nuevo pacto aplicado a nuestro corazón que podemos aun considerar su mantenimiento.

          Ezequiel 36:26-27  Os daré corazón nuevo, y podré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.

Dios promete quitar nuestro corazón de piedra, darnos un corazón de carne, darnos un espíritu nuevo, y poner Su Espíritu dentro de nosotros. A esto se le refiere como el nuevo nacimiento o el bautismo del Espíritu Santo. Únicamente a través de Cristo morando dentro de nosotros podemos guardar o mantener nuestro corazón.

 

Luego la Escritura dice que mantengamos nuestro corazón “con toda diligencia”, y la palabra “diligencia” habla de una prisión o una guarnición. La palabra guarnición significa “las tropas apostadas en una fortaleza o ciudad para defenderla”. De modo que mantenemos nuestro corazón con una guarnición. Es algo muy serio cuando las tropas están apostadas alrededor del fuerte. Significa que un ataque es inminente y que todos deben estar preparados para defender la ciudad. En este caso, la ciudad representa  nuestro corazón. Satanás está viniendo para atacar nuestro corazón desde todas las direcciones. Por lo tanto, necesitamos estar en guardia, manteniendo y guardando nuestro corazón. Esto tiene que ser el negocio de nuestra vida. Todos y cada día somos llamados por Dios a que guardemos nuestro corazón. Necesitamos mantener nuestro entendimiento libre de error, nuestra voluntad de ser pervertida, nuestros afectos lejos de estar sobre el mal y la concupiscencia, que nuestros pensamientos no se vayan a temas dudosos y malos, y como general, evitar que nuestro corazón caiga en las manos de satanás. Como citamos arriba, la inclinación natural del corazón es propensa al mal. Aun con el nuevo nacimiento, tenemos una naturaleza dentro de nosotros para pecar. Por eso necesitamos ser vigilantes de todas las avenidas que el enemigo usará para penetrar hasta nuestro corazón y así destruirnos. ¿Cómo guardamos el corazón? Examinemos las Escrituras y démonos cuenta.

 

Meditad En Vuestro Corazón

Salmos 4:4  Temblad, y no pequéis; meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad.

Primero, esta Escritura nos dice que temblemos (temer y temblar son las mismas palabras), y que no pequemos. Luego nos manda a que “meditemos en nuestro corazón estando en la cama”. Así que, en ese lugar callado Ud. está a solas, medite o tenga compañerismo con su propio corazón. Además, el contexto está hablando de pecado. El propósito de meditar en su propio corazón es para escudriñarlo, examinarlo, descubrir cuáles son sus motivos, y considerar exactamente qué ha hecho Ud. en la vida. Se necesita quietud, tiempo, y deliberación para meditar en su propio corazón. Significa que Ud. está pensando acerca de Ud. mismo, considerando cuáles son sus pecados, los motivos para ellos, y luego llevarlos al trono de Dios en busca de gracia para vencer. Es en estos momentos de meditación con nuestros propios corazones que el Espíritu de Dios empieza a predicar y a redargüirnos de pecado. El hermano Branham dice:

          ¿Saben Uds. en dónde predico yo mis mejores sermones? En mi cuarto de oración en casa o en alguna parte, en la cama. Yo me acuesto en la noche y soy ungido con el Espíritu Santo; me predico media noche a mí mismo. Oh, si tan sólo pudiera hacerlo en el púlpito, pero me acelero demasiado, demasiado rápido, y en poco tiempo me adelanto a mí mismo. Supongo que eso es por ser nervioso, y pierdo la idea. Pero discúlpenme si estoy demasiado cerca de eso, tiene un sonido fuerte, yo… así que yo… cuando uno… ¿No les gusta a Uds. estar a solas con el Señor? Vaya, vaya, simplemente estén a solas. Hay veces… Nosotros solíamos cantar un cántico: “Hay algunas veces en que me gusta estar completamente a solas con Cristo, mi Señor”. ¿Alguna vez lo han oído? Yo puedo contarle a Él todos mis problemas estando a solas. Y esa es la manera como Él lo quiere tener a Ud., a solas con Él mismo. Sus oraciones, no tanto como cuando Ud. está, oh, quizás al venir, Ud. sabe, por ejemplo cuando Ud. pues está afuera en el público, cuando Ud. está orando digamos en una iglesia o en el altar. Encuéntrese a solas. Ud. orará distinto cuando está a solas que cuando está en público. Encuéntrense a solas, todos Uds.; salgan y tengan un lugar de reunión muy secreto, donde Ud. y el Señor se encuentren varias veces al día y allí oren.

55-0501E – La Fe Que Una Vez Fue Dada A Los Santos

 

Ore En El Lugar Secreto

Mateo 6:6  Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

 

Para orar, necesitamos tiempo, consideración, y calma. La fórmula que el Señor Jesús nos dio es entrar en un lugar secreto—su aposento, cerrar la puerta, orar al Padre en secreto, y que Él le contestará a Ud. en público. Debería ser la mejor parte de su día que Ud. le dé a Dios y ore. David escribió en los Salmos: “Temprano le buscaré”. Jesús se levantó “mucho antes del amanecer” con la finalidad de orar e incluso “continuó toda la noche en oración a Dios”. De acuerdo con Salmos 55: “Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, y él oirá mi voz”. Es por esto que Daniel oraba tres veces al día—en la mañana, al mediodía y en la tarde. Todos deseamos más de Dios. Pero la realidad es que nunca obtenemos una respuesta a esta petición porque el lugar donde recibimos más de Dios es estando en oración en nuestro aposento. Para orar de una manera verdaderamente genuina, se necesita de mucho tiempo y frecuencia. El hermano Branham dice:

          Y es allí donde viene la más grande revelación e inspiración, es cuando estamos a solas con Dios. Si tomáramos más tiempo en eso, yo estoy seguro que viviríamos una vida mejor, una vida más victoriosa en Cristo.

57-0301 – El Ciego Bartimeo.

 

Ore Siempre

          Lucas 18:1  También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar.

Jesús nos dijo que debemos orar siempre y no cansarnos. Este es un mandato. No es una sugerencia o una buena idea, sino un mandato. La marca de un genuino creyente es que él está consagrado a la oración. La oración es la primera prioridad del creyente. Note lo que dice el hermano Branham:

 

          Y Uds. cristianos, no se queden más en esa condición tibia. Pongan todo a un lado. Acérquense a Dios lo más que puedan. Caminen con Él, hablen con Él. Dejen que todo lo demás sea secundario excepto su vida de oración. Quédense allí con Él todo el tiempo.

50-0814 – Testimonio

 

Bueno, el gran secreto ha salido a la luz. Para vivir una vida más poderosa y sobrenatural, Ud. necesita pasar horas diarias en oración y compañerismo con Dios. La oración debe ser su principal fuente de fortaleza, paz y gozo. Comience hoy. Ore tres veces al día—en la mañana antes de hacer cualquier otra cosa, como al mediodía, y luego otra vez en la tarde. Propóngase orar al menos durante una hora en la mañana. Juan Wesley pasaba dos horas cada día en oración, Charles Simeon pasaba cuatro horas de 4am a 8am, Martín Lutero pasaba dos a tres horas al día en oración, y el hermano Branham pasaba horas todos los días. A menudo antes de predicar o de llevar a cabo reuniones de sanidad Divina, él oraba y ayunaba desde la hora del desayuno hasta la noche.

 

Cómo Guardar El Corazón.

 

  1. Medite en su corazón en un lugar callado y secreto.
  2. Ore en ese lugar secreto frecuentemente y por largos períodos de tiempo cada día.
  3. La oración debería ser siempre su primera prioridad.

 

E l   LOGOS   de  J U A N  1:1

 

En el principio era el Verbo… – Juan 1:1

          Juan 1:1  En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

“Verbo” en griego es Logos, que significa “un pensamiento expresado”. La Concordancia Strong dice que Logos significa: “… algo dicho (incluyendo el pensamiento); por implicación un tópico (tema de discurso), también razonamiento (la facultad mental) o motivo; por extensión un cálculo”.

La Enciclopedia Británica nos dice: “Logos, (griego: palabra, razón, o plan) plural Logoi, en la filosofía y teología griega: la razón divina implícita en el cosmos, ordenándolo y dándole forma y significado…”

Juan estaba escribiendo su Evangelio en un tiempo en que el Señor se había vuelto de los judíos y comenzó a lidiar con los gentiles. Ellos estaban sumergidos en el mundo pensador de la filosofía griega. De esta manera, Juan está llenando el vacío entre este pensamiento judío y el pensamiento griego.

Para el gentil promedio leer Juan 1:1, hubiera evocado toda clase de pensamientos con relación a su crianza y la filosofía de su día. Para explicarlo en los términos más básicos, ellos veían el Logos como el agente principal en la creación y que sustenta el universo. Ellos veían al Logos como el principio divino mediando entre el mundo visible e invisible. Cuando ellos leían que el Logos estaba en el principio con Dios y que de hecho era Dios, ellos claramente entendían que Dios creó y sustenta todas las cosas por medio de Su Palabra, razón, o plan. Cuando hablo de razón en este sentido, yo hablo de ello en el sentido de la lógica. La palabra lógica viene de la palabra Logos.

Desglosémoslo de manera más completa.

 

          Efesios 1:11  En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad.

Dios consultó consigo mismo antes de la creación. Fíjese bien en los pronombres personales en singular. Él obra todas las cosas conforme al consejo de Su propia voluntad. Eso quiere decir que Él es completamente y totalmente soberano en Sus elecciones y acciones. Este era Dios desarrollando Su plan para la creación, historia, tiempo, salvación, etc. Recuerde, Logos significa la expresión e inclusive el pensamiento detrás de esa expresión. Primero, el Logos está en forma de pensamiento. En esta etapa Ud. puede decir que el Logos estaba contenido dentro de Dios. Luego cuando viene la expresión de ese pensamiento, podemos decir que el Logos sale de Dios. De modo que existen dos etapas del Logos: primero, está en Dios, y segundo, es expresado y sale de Dios. Por la eternidad el Logos estaba en Dios como Sus pensamientos, y luego un poco antes de la creación, el Logos salió de Dios como Su auto-expresión o auto-revelación.

Fíjese bien en lo que dice el hermano Branham, el mensajero de la séptima edad de la iglesia, con respecto a esto:

Dios, en el principio, era Espíritu. Y entonces, de Dios salió el Logos, o la teofanía, que era la forma de un hombre, llamado el Hijo de Dios, prefigurado.

57-0901E – Hebreos, Capítulo 4

 

Surge la pregunta: “¿Podemos decir que Jesús mismo era el Logos?” La gran revelación sobre la cual está edificada la iglesia le fue dada a Pedro la cual era que Jesús es “el Cristo, el Hijo del Dios Viviente”. Si decimos que Jesús es exactamente el mismo con el Logos, entonces tenemos un segundo Dios. Ahora Ud. está tomando Juan 1:1 y haciéndolo “en el principio era el Hijo y el Hijo estaba con el Padre y el Hijo era Dios”. Ahora Ud. tiene a Dios junto con Dios. Fíjese bien en lo que dice el hermano Branham en relación a esta misma cosa:

Interpretar mal a Jesucristo siendo la Palabra, Uds. lo harían a Él un Dios de tres, o Uds. lo harían a Él la segunda Persona en una Deidad. Y al hacer eso, Uds. enredarían todas las Escrituras.

65-0822M – Cristo Es Revelado En Su Propia Palabra

 

El mandamiento más grande, según nuestro Señor Jesús, es que Dios es Uno. Lea Marcos 12:29. El Logos es la auto revelación del Dios invisible. No es una segunda persona u otro ser. Es Dios mismo entrando en una forma por medio de la cual Él puede ser visto y entendido por Su creación. Y de acuerdo con Juan 1:14, este Logos se hizo carne.

Miremos de cerca cómo el hermano Branham enseña esto en la última parte de su ministerio:

En la cumbre del Monte de Sión se sentará el Cordero. Y la Ciudad no necesitará Luz, porque el Cordero es su Lumbrera. Y por encima del Cordero estará el Padre, el cual es el Logos, Dios, la gran Luz, la Luz Eterna que brillará un poco más arriba del Trono. Y Jesús no estará en el Trono de Su Padre, Él estará en Su Trono. Y el Padre hará sombra sobre el Hijo, lo cual el Padre y el Hijo serán Uno.

64-0823E- Preguntas Y Respuestas # 2

 

Aquí tenemos el Cordero, nuestro Señor Jesucristo y por encima de Él, el Logos. Jesús mismo no es el Logos, más bien el Logos es el atributo de la plenitud de Dios. Mire atentamente esta diferenciación que hace el hermano Branham en Preguntas Y Respuestas: [Estoy resumiendo la cita dando los puntos más sobresalientes para ser breve. Ud. puede encontrarla completa en http://table.branham.org.]

Ahora, esa Columna de Fuego es el Logos que salió de Dios. El Logos, el cual es en realidad el atributo de la Plenitud de Dios. Cuando Dios tomó forma en la cual pudiera ser visto, era la unción del gran Espíritu que salió, estaba condescendiendo, bajando, Dios, el Padre, el Logos que estaba sobre Israel, que… Entonces ese Logos se hizo carne y habitó entre nosotros, y cuando este Logos habitó en un cuerpo humano, el cual era el sacrificio… Ahora, este Logos que estaba en Él, el cual era el Espíritu de Dios, la Unción… Ahora, en el Día de Pentecostés descendió, esa Columna de Fuego, y se repartió de esa manera, y lenguas de fuego se asentaron sobre cada uno de ellos… el Logos, Él mismo repartiéndose en el hombre. Dios, no en una sola persona, Él está en Su Iglesia universal…

64-0823E – Preguntas Y Respuestas.

 

Desglosemos los puntos que el hermano Branham está presentando:

1.- La Columna de Fuego es el Logos que salió de Dios (la Unción del gran Espíritu que salió).

  1. El Logos es el atributo de la Plenitud de Dios.
  2. Dios el Padre, el Logos que estaba por encima de Israel.
  3. El Logos se hizo carne y habitó entre nosotros.
  4. El Logos estaba dentro y sobre Jesús.
  5. El mismo Logos está repartiéndose Él mismo en los creyentes de la Iglesia universal.

 

De acuerdo con estos versos, el Logos era la unción que vino sobre Jesús. El Logos no nació como nació Jesús, pero estaba dentro y sobre Él. Miremos unas citas más para cristalizar la enseñanza que el hermano Branham está tratando de traer a nosotros, especialmente después de la Revelación de los Siete Sellos. No es que su enseñanza cambia completamente después de la Revelación de los Sellos, sino que más bien se cristaliza. En futuras ediciones tendremos una continuación a este artículo.

Dijo: “Allí está el Mesías, yo veo una Luz sobre Él, como una paloma descendiendo sobre Él”, dio testimonio. Dijo: “El que me dijo en el desierto, ‘Ve y bautiza en agua’, dijo, ‘Sobre quien veas el Espíritu, esa Luz, como una paloma bajando’”. Era quizás la misma Columna de Fuego que siguió a los hijos de Israel en el desierto, descendiendo sobre Él, porque ese era el Ungido, el Logos.

64-0304 – Señores, Quisiéramos Ver A Jesús

 

Un día él vio a un Hombre joven que venía caminando. Él vio esa misma Columna de Fuego, en forma de una Paloma, descendiendo del Cielo; y una Voz diciendo: “Este es Mi Hijo amado, en Quien me complace morar”. Dice: “En Quien me complace morar”, es el verbo antes del adverbio, así que es exactamente el mismo.

64-0313 – La Voz De La Señal

 

Aquí vemos que fue en el bautismo del Señor Jesús cuando el Espíritu de Dios entró en Él que el Logos se hizo carne. La misma Columna de Fuego, Logos, que guió a los hijos de Israel, ahora llegó a estar plenamente identificada y manifestada en el Hijo de Dios, nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. Juan 1:1 nos dice que “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”. La palabra griega “habitó” literalmente significa se tabernaculizó. Jesús llegó a ser el tabernáculo del Logos de tal manera que cuando Ud. veía a Jesús, Ud. estaba viendo al Logos.

Ahora continuemos porque queremos preguntar: “¿Era Jesús el Logos pre-existente?” Fíjese, en el sermón “¿Quién Es Este Melquisedec?”, el hermano Branham nos dice:

          Ahora, la diferencia entre Él y Uds., como hijos. ¿Ven?, Él era, en el principio, la Palabra, un cuerpo en morphe. Él entró y vivió en eso, en la Persona de Melquisedec. Luego, más tarde, ya no oímos más de Melquisedec, porque Él llegó a ser Jesucristo. Ahora, Uds. sobrepasaron eso. Porque, en esa forma, Él sabía todas las cosas, y Uds. nunca han podido saber eso todavía.

Nosotros sobrepasamos nuestra teofanía y vinimos directamente a la carne desde el atributo, pero Jesús fue directamente a Su teofanía. Esta es la verdad absoluta, pero equilibrémosla con otros dos puntos que aclara el hermano Branham:

          La Biblia dice: “Él es el principio de la creación de Dios”. ¿Cómo comenzó Él? En el vientre de una mujer.

64-0802 – El Futuro Hogar Del Novio Celestial Y La Novia Terrenal

 

Y este Melquisedec no era Jesús, porque Él era Dios. Y lo que hace a Jesús y a Dios diferente, es que Jesús fue el tabernáculo en el que Dios habitó. ¿Ven? Ahora, Melquisedec… Jesús tuvo ambas cosas, padre y madre, y este Hombre nunca tuvo padre, ni madre. Jesús tuvo un principio de vida y Él tuvo un fin de vida. Este Hombre no tenía padre ni madre, ni principio de días, o fin de vida; pero era la misma Persona. Era que Melquisedec y Jesús eran Uno; pero Jesús fue el cuerpo terrenal, nacido y hecho pecado: El propio cuerpo de Dios; Su propio Hijo nació y se hizo pecado para quitar el aguijón de la muerte, para pagar el rescate, y para recibir hijos e hijas para Él mismo. ¿Lo captan? Por esa razón es que Él tuvo—Él tuvo un principio; Él tuvo un fin.

57-0922E – Hebreos, Capítulo Siete # 2

 

Ahora, fíjense: “Él permanece para siempre”. Tiene un testimonio aquí que “Él vive. Él nunca muere”. Él nunca murió; Él siempre ha estado vivo. “Él permanece para siempre”. Ahora, Jesús fue semejante a Él. Ahora, la razón por la cual hay una diferencia entre Dios y Jesús: Jesús tuvo un principio; Dios no tenía principio. Melquisedec no tuvo principio, y Jesús tuvo principio.

57-0915E – Hebreos, Capítulo Siete # 1

 

Desglosemos estos cuatro puntos para que podamos entender correctamente la revelación del cuadro total que Dios nos está trayendo:

  1. Jesús no sobrepasó Su Teofanía; Él fue a ella en el principio. Él era la Palabra, un cuerpo en morphe, y Él vino y vivió en eso en la Persona de Melquisedec.
  2. Jesús tuvo Su comienzo en el vientre de María.
  3. Melquisedec no era Jesús, Él era Dios.
  4. Jesús fue el tabernáculo terrenal de Dios.
  5. Jesús tuvo un principio y Dios (Melquisedec) no tuvo principio.

 

Tratemos de conciliar estos pensamientos. Jesús vino y vivió en el Cuerpo Palabra en la forma de Melquisedec, y sin embargo Melquisedec no era Jesús por cuanto Jesús tuvo un principio en el vientre de María. Siendo que Jesús, el Hijo de Dios, es la expresión visible del Dios invisible, la Teofanía que salió en el principio era Su Teofanía. Sin embargo, Él no había nacido aún. Era simplemente Su vida y Teofanía que estaban en el Logos. Así que cuando Ud. vio esa Teofanía, ese cuerpo en morphe, Ud. estaba viendo a Jesús en una pre-figura, antes de que Él realmente llegara a existencia en el vientre de María.

  1. La Teofanía de Dios en el principio era Jesús.
  2. Sin embargo Jesús no había nacido todavía.
  3. La Vida en esa Teofanía era la mismísima vida que más tarde nació como Jesús de Nazaret.

Luego en Su bautismo a la edad de 30 años, el Logos, la Columna de Fuego, el atributo de la plenitud de Dios, descendió en forma de paloma y entró en Jesús de Nazaret.

Si bien el Logos puede ser una doctrina muy complicada, a medida que Ud. la examina a través de los años como el hermano Branham la enseñó, la claridad aumenta cada vez más. Qué gloriosa luz bajo la cual estar y ser parte de ella en esta hora. Para el mundo parece como locura, pero para el creyente es la gloria de Dios manifestada delante de nuestros propios ojos.

 

La  Brecha  en  Génesis  1: 1-2

 

Génesis 1:1-2  En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

 

Existen muchos puntos de vista diversos sobre la creación del mundo. Algunos la ven como unos seis días literales, y otros que cada día fue 6.000 años. También hay aquellos que creen en la teoría de la brecha, como se le llama de manera despectiva. La teoría de la brecha es descrita en about.com como:

 

La teoría de la brecha, también conocida como la teoría de reconstrucción de ruinas, o creacionismo de la brecha, sugiere que un intervalo de tiempo igual a millones (o quizás hasta billones) de años transcurrieron entre Génesis 1:1 y 1:2. Esta teoría es una de varios puntos de vista acerca del Creacionismo de la teoría Antigua.

          Aunque proponentes de la teoría de la brecha niegan el concepto de un proceso evolutivo, ellos sí creen que la tierra es mucho más antigua que unos 6.000 años explicados en las Escrituras. Además de la edad de la tierra, la teoría de la brecha presenta posibles soluciones a otras incompatibilidades entre la teoría científica y el registro bíblico.

 

Cuando lea las citas siguientes, Ud. entenderá que el hermano Branham abrazó la teoría de la brecha, o doctrina de ruina—reconstrucción. Le pediré que lea las declaraciones que él hizo y luego revisaremos las Escrituras.

 

Hace poco estaba hablando con un individuo, queriendo discutir conmigo, y decía: “¿No le da vergüenza decir que Dios creó los cielos y la tierra en seis días?” Le respondí: “Así dice la Biblia”. Él dijo: “Pero tenemos la evidencia, y podemos probar que la tierra ha existido por millones de años”. Le dije: “Eso no tiene nada que ver con el asunto”. En Génesis 1:1 la Biblia dice: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”. Punto y aparte. ¿Ven? Eso es todo. “Y la tierra estaba desordenada, y vacía”. Yo dije: “Yo creo que toda simiente estaba presente allí mismo, probablemente de otra civilización o algo. Y cuando se movieron las aguas y le pegó la luz, salieron los árboles y demás cosas”.

63-0321 – El  Cuarto Sello

 

          Y Dios tomó ese gran caos de oscuridad, y lo transformó en un Huerto del Edén (¿ven?), por Su Palabra. Así es como nosotros somos transformados, por la Palabra de Dios, cuando Dios dijo: “Sea la luz”, y esa masa de creación allá vino alrededor del sol, y comenzó en órbita alrededor del sol, llegó a ser un Huerto del Edén, porque obedeció a la Palabra de Dios. Ella hizo la voluntad perfecta de Dios, pues fue transformada de un caos, a un Huerto del Edén, por la Palabra de Dios.

65-1031M –  Poder De Transformación

 

Mi hija que está allá atrás, Rebeca, estaba diciendo: “Papá, probamos en la escuela que el—que el mundo tiene millones y millones de años; entonces, ¿qué no es eso contradictorio a la Biblia?” “No, señor”, yo dije: “No lo es”. “Bueno”, dijo: “Si los—los diferentes estudios de rocas y formaciones y estalactitas y estalagmitas y demás, prueban que ha estado goteando por millones de años, y Dios dijo que hizo los cielos y la tierra en veinticuatro horas, ¿no desaprueba—desaprueba eso a la Biblia?” Yo dije: “No”. Si te fijas, Dios le está diciendo a Moisés acerca de la Biblia, Él dijo: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”. ¡Punto! Cuánto tiempo se tomó, no son nuestros negocios. Luego Él sigue adelante y empieza a introducir Su tiempo de sembrar simiente en la tierra. Pero “en el principio; pudieron haber sido cientos de billones de trillones de años, eones de tiempo, pero “creó Dios los cielos y la tierra”. ¡Punto! Eso establece eso. Ese es el primer paso. ¿Ven?, Él no comete errores.

62-0318M – La Palabra Hablada Es La Simiente Original

 

Aquí hay tres puntos que queremos entender de estos extractos del hermano Branham.

  1. Hubo otra civilización antes de la creación del huerto del Edén.
  2. Dios transformó la tierra de tiniebla y caos convirtiéndola en el huerto del Edén.
  3. Hubo billones o tal vez trillones de años antes de que Dios creara el huerto del Edén.

 

  1. Hubo Otra Civilización Antes de La creación Del Huerto Del Edén.

 

Deseo revisar estos tres puntos en detalle y ampliarlos lo más que pueda permanecer dentro de los límites de lo que el hermano Branham está enseñando. Antes de los seis días de la creación, hubo otra civilización que existió. La definición de la palabra civilización es: “el proceso mediante el cual una sociedad o lugar alcanza una etapa avanzada de desarrollo social y organización o la etapa del desarrollo social humano y organización que se considera más avanzado”. 1

Para tener una civilización, Ud. no puede simplemente tener animales viviendo sobre el planeta. Tiene que haber alguna clase de individuos que puedan razonar, que puedan aprender, que puedan comunicarse, y que puedan organizarse ellos mismos mediante gobierno, etc.

No tenemos absolutamente ningún registro en la Escritura de alguna clase de civilización humana antes de la creación de Adán y Eva. Entendemos claramente que los seres angelicales fueron creados justo después de que Dios sacó Su Logos de Sí mismo, así como también que antes de la creación de Adán y Eva en el Huerto del Edén, satanás ya era un ser caído.

Cuando Lucifer cayó y se convirtió en satanás, él fue arrojado a la tierra. Quién creó esta civilización anterior al Edén no lo sabemos. En la cita que sigue, el hermano Branham hace alusión a la posibilidad de que la serpiente era semejante al hombre prehistórico, algo cerca a (similar al) hombre.

Hoy la ciencia está buscando un hueso de algún animal que conecta al hombre con el mono. Lo más cerca a lo que han llegado es al chimpancé. No pueden encontrar el hueso. Y no lo encontrarán nunca, porque es una serpiente. Es una revelación de Dios. ¡Fíjense! La serpiente era como un hombre prehistórico, algo cerca de Dios—quiero decir, cerca del hombre.

59-0628E – Preguntas Y Respuestas

 

De modo que, quizás esta primera civilización antes de Génesis 1:2 era semejante a la serpiente, a la imagen del hombre, no a la imagen de Dios, pero podía caminar erguida, razonar, etc.

 

  1. Dios transformó la tierra de una tiniebla y caos al huerto del Edén.

 

Génesis 1:2  Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

 

La creación original fue completada. Una civilización de alguna especie estaba sobre ella y en algún punto, Lucifer y sus ángeles cayeron y fueron arrojados a la tierra. Luego hallamos a la tierra en esta condición; estaba “desordenada”, lo cual muestra que fue dejada en una condición de desolación, una tierra desolada, y “vacía”. Esto significa que estaba deshabitada, o más específicamente, una ruina indistinguible. El hermano Branham lo describió como “un caos de tiniebla”. De acuerdo con la Escritura y la naturaleza de Dios, Él no hace nada en una condición de caos de tiniebla. “Dios es Luz y en Él no hay tiniebla”. Él hace todas las cosas con orden y exactitud. La tiniebla es un resultado del pecado, el caos es el resultado del juicio de Dios. Miremos también esta Escritura:

 

          Jeremías 4:22-28  Porque mi pueblo es necio, no me conocieron; son hijos ignorantes y no son entendidos; sabios para hacer el mal, pero hacer el bien no supieron. Miré a la tierra, y he aquí que estaba asolada y vacía; y a los cielos; y no había en ellos luz. Miré a los montes, y he aquí que temblaban, y todos los collados fueron destruidos. Miré, y no había hombre, y todas las aves del cielo se habían ido. Miré, y he aquí el campo fértil era un desierto, y todas sus ciudades eran asoladas delante de Jehová, delante del ardor de su ira. Porque así dijo Jehová: Toda la tierra será asolada; pero no la destruiré del todo. Por esto se enlutará la tierra, y los cielos arriba se oscurecerán, porque hablé, lo pensé, y no me arrepentí, ni desistiré de ello.

 

Jeremías está profetizando de juicio contra Jerusalén por sus pecados contra Dios. Un resultado de dicho juicio es que la tierra estaba asolada y vacía. Así que podemos ver claramente que Génesis 1:2 no era como el Señor creó la tierra. Más bien, esto era un resultado del juicio de Dios sobre el mundo antiguo. De aquí, tenemos las simientes de otra civilización, la falta de esa civilización estando más en existencia, y esta Escritura aludiendo al juicio de Dios sobre el mundo prehistórico.

 

  1. Hubo billones o tal vez trillones de años antes de que Dios creara el huerto del Edén.

Esto es bastante sencillo. En Génesis 1:1 simplemente dice: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”. Ningún otro detalle se ofrece, simplemente que Dios creó todo. Luego, vemos que la tierra estaba en la tiniebla de caos como resultado del juicio de Dios siendo que Dios no crea nada desordenado y vacío. Así que hubo otra creación y civilización antes de los seis días2 de creación registrados en Génesis capítulo 1. Fue juzgado y luego encontrado en la condición como estando desordenado y vacío. Esta creación inicial pudiera tener billones o trillones de años.

 

Al concluir este artículo, quiero decir que nuestra fuente para este entendimiento no es la ciencia, más bien la Palabra de Dios. La ciencia únicamente puede ser confiada tanto como esté en línea con la Palabra de Dios. Nosotros no tomamos un punto de vista científico y luego lo ponemos encima de la Palabra. Nosotros comenzamos con la Biblia y luego vemos la ciencia. Si la ciencia está en línea con la Biblia, entonces la aceptamos. Pero si contradice la Biblia, entonces la ciencia necesita ser reconsiderada.

De modo que, los seis días de la creación son realmente seis días de la reconstrucción de la tierra para que así el hombre pudiera habitarla correctamente. Cada día está trayendo a la tierra más cerca de que sus habitantes entren en ella y la habiten de nuevo.

 

Referencias:

1 https://www.google.com/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=civilization+definition

2 Así como Dios creó la tierra en seis días, hizo la tierra en seis días, o seis mil años. Como Él dijo: “No ignoréis”, leímos en la Escritura, “mil años son un día”.

         64-0802 – El Futuro Hogar Del Novio Celestial Y La Novia Terrenal

Reverendo William Marrion Branham

 

Gracias por subscribirse al Contendiente MVP. Ministerios Verdad Presente  llevan a cabo obra misioneras en el Medio Oriente. Nuestro propósito es predicar  el mensaje del tiempo del fin en cada lugar donde el Señor nos ha llamado para que lo hagamos. Sus oraciones y apoyo nos permiten hacer esto. Ud. puede visitar nuestra página web y apoyar nuestra obra misionera en curso o escribirnos a:

Present Truth Ministries

PO Box 34

Hopkins, MN 55343, U.S.A

 

Comments

comments